12.24.2009

Tu sonrisa siempre me lleno de luz, y vos sabés lo oscuras que fueron algunas de mis noches. Tu mirada me ayudó siempre a encontrar el camino a ese pecho, refugio eterno para mi cabeza atormentada, todo lo soportaste siempre. Mi cuerpo supo cobijarse entre tus brazos y descansar sobre tu falda todo el tiempo que mi tamaño lo permitió.

Tus manos y esa manía de apretarme fuerte, fuerte para cruzar y yo quejándome, después supe ser yo la que te apretara, lo mismo da, las calles siempre fueron un peligro...

Tus palabras simples, con la humildad de alguien que no terminó la escuela, son las más acertadas y honestas que he escuchado. Tu sinceridad, tus ganas de mostrarme el mundo tal cual era, la gente tal cual era y los líos en casa tal cual eran; no hicieron otra cosa que llenarme de entendimiento.

Te admiro MUJER, con todas las letras, mujer de pedestal y de lucha, mujer que vence siempre porque la mueve el amor. Te admiro. Mujer incondicional aún cuando esa enfermedad se llevo de tu mente todo lo que encontró a su paso, hasta mi nombre, y vos entera, llena de amor, otra vez y otra vez y otra.

Generosa como nadie: "si tengo diez pesos cinco son para mi y cinco para vos" verdad universal nunca te importó dejarte en el último lugar o más allá, porque antes el mundo que vos, te admiro.

Y te amo.

más que a nadie nunca, más que a mis novios, mis amigos/as y mi vieja, siempre fue así, por consentirme y castigarme con amor, por darme tanto de tu magia, no lo admito en público pero estoy llena de ella y te agradezco que hayas compartido también eso conmigo, como si no fueran suficientes tus pasteles de dulce de leche.

Tengo de tu mirada, de tu tristeza eterna y de tu sonrisa, tengo de tu corazón y tu carácter, tu fuerza tu humilddad, tengo tu soledad metida en el pecho y tengo de tu humor; de tu amor tengo mucho y yo tampoco lo quiero solo para mi. Tengo tu sensibilidad en cada fibra, tengo tu preferencia por el pelo largo, tu intuición, tu guardarte todo adentro y tengo tu complicada simpleza hermosa.

Sos hermosa, siempre fue así, nadie lo duda.

Sabemos de injusticias abue, desde que yo no medía más de medio metro, y sabemos que todo lo que siempre mereciste en algún momento llego...

Sabés que si recé alguna vez fue por vos, esas noches de tormenta que yo sabía que te daba miedo tu ranchito... y otras tantas veces pidiendo que no te pase nada mientras mis cosas no me dejaban estar ahí contigo, y las últimas pidiendo que te quedes un poquito más, ganando tiempo, juntando fuerzas.

Abue, escucharte cantarme el arroro es 10 mil veces mejor que todos los rocanroles de mi vida, y esta vez, esta noche que siempre use de excusa para robarte un abrazo más me desarma, y no me sorprende: en cada parte de lo que soy estás.

paranoias 6:

Anonymous Colifa said...

Lo mas hermoso q leí de ti...

10:01 AM

 
Blogger Maneca said...

GRACIAS!! Que hermoso!!! Que bien definido el amor! Una belleza!
Gracias por compartirlo conmigo!!

8:43 AM

 
Blogger Gustavo said...

Me hace llorar. No he podido terminar de leer.
Pero quería decirle algo:
todos tenemos las abuelas que nos merecemos.

7:46 AM

 
Anonymous Vicky said...

Pequeña,

Que lindo que me muestres algo de tí, gracias por compartirlo.
Eso tienen las abuelas (ojalá todas!), una contención inexcrutable, una compañía irrevocable, y una sonrisa tranquila y solitaria.

Mi abuela me ha dado más de lo que nadie jamás me dio, mucho de ello con intención y otro montón sin él, y jamás con ánimos de devolución.

Un abrazo linda! Que nunca falte el olor a viejo, el aroma añejo de la casa de la abuela!

12:17 PM

 
Blogger Una.terricola@gmail.com said...

re lindo Vini, me emocione tambien! es tal cual, la herencia mayor es la que se da en vida, la que se da en cada gesto cada palabra y cada pastel de dulce de leche :-) un abrazo! te quiero!

3:42 PM

 
Blogger Valeria Machín said...

simplemente hermoso, me identifico en cada palabra, gracias por compartirlo

3:59 PM

 

Post a Comment

<< Home